viernes, 14 de abril de 2017

El dios asesinado en el servicio de caballeros, de Sergio S. Morán

*se asoma lentamente, aclarando la voz; atusa su barba, sin podar desde hace más de una semana. Dirige los ojos en derredor al tiempo que se remanga, lenta, parsimoniosamente, con toda la calma del mundo; dispuesto a hablar*

(Y aún sin un saludo apropiado, pero la preparación también es importante ♪)

¡Caminante al aparato! Un día sol, al otro nublado... dioses. La primavera se hace notar (y el cambio climático) por todo lo alto, válgame; el pareado dice que "la sangre altera", y parece que no es lo único.Ya no sé si ir en tirantes o coger el forro polar >.<
¿Qué tal va la semana? Espero que estéis disfrutando de unas maravillosas jornadas ^^

Gracias a Patry, administradora del blog El sonido de las páginas, esta pequeña joya acabó en mis manos. Al fin, tras un año en las estanterías (tiene delito...), le hinqué el diente. Ahora pienso y me lamento. ¿Por qué no lo he leído antes? Y es que nos encontramos ante la frescura policíaco-fantástico-urbana hecha tinta y papel. Permitidme contaros :3


Título: El dios asesinado en el servicio de caballeros
Saga: (SOSPECHO que sí)
Autor: Sergio S. Morán
Género: Policíaca con fantasía urbana
Editorial: FANTASCY
Nº de páginas: 336
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 978-84-15831-86-0
Precio: 14,90 euros

Sinopsis:
Soy Verónica Guerra, alias Parabellum.
Soy a quien llamas cuando la chica de la curva te ha robado el coche. Soy a quien recurre el hombre del saco cuando un extraño se mete en su casa. Soy quien necesitas cuando descubres una cabeza de unicornio en la cama.
Soy detective paranormal y me enfrento a diario a los sucesos más extraños que puedas imaginar. Pero acabo de encontrar el cadáver de un dios griego en el maletero de mi coche. Y hasta yo tengo un límite.

OPINIÓN PERSONAL:

"Cuando les hablo a otras personas de mi trabajo y digo que soy detective, noto un cambio en su manera de percibirme. Lo que más les llama la atención es mi aspecto. La imagen que la gente tiene de los detectives entra en conflicto con la mía. La única manera de confundirme con Humphrey Bogart sería en una habitación a oscuras. Aun así, podrías distinguirnos por el tacto, en cuyo caso notarías un par de pistas definitorias y, acto seguido, una bofetada en la cara."

Sí, el cadáver de un dios. Se me quedó la misma cara de sorpresa. No imaginaba leer esas dos palabras en una misma frase. Y Verónica, nuestra protagonista, está igual de confundida. Para colmo, no recuerda absolutamente nada de las últimas horas del día. ¿Qué hace eso en su maletero? Y lo que también resulta inquietante, ¿por qué ha despertado en un área de servicio a medio camino de Burgos? ¿Qué se la perdido allí?
Después de respirar hondo, "disfrutar" de café aguado ridículamente caro y un par de reveladoras llamadas telefónicas, las ideas de Verónica están más claras: en Burgos le aguarda Antón, un amigo forense dispuesto a examinar el cadáver y, aun a regañadientes, ayudarle a recuperar la memoria de esas horas perdidas.
A partir de ahí, nuestra detective se ve envuelta en el caso más alocado que jamás haya tenido entre manos: un dios griego asesinado, un "objeto" de incalculable valor robado y una potencial guerra entre panteones. ¿Qué podría salir mal?

Verónica/Parabellum es, en una palabra, explosiva. Totalmente fuera de los estereotipos que nos encontramos en las novelas de hoy día. ¿Por qué pongo los dos nombres? Aunque ambas sean la misma persona, digamos que son actitudes ciertamente opuestas a la par que complementarias.
Por un lado tenemos a Verónica, la "chica normal", con sus amigos, su novio y su trabajo de detective privada especialista en investigar supuestas infidelidades o encontrar animales extraviados. En el fondo es fuerte y determinada, cualidades envueltas bajo capas de inseguridad y responsabilidad a partes iguales.
Por otro lado está Parabellum, el cuchillo que rompe las ataduras emocionales de Verónica. Es el lado intrépido, aventurero, despistado, decidido (y algo precipitado) de nuestra protagonista. La auténtica, irrepetible e inimitable detective paranormal del inframundo barcelonés.
Ambas personalidades construyen un personaje único, realmente original y divertido. De hecho, poder identificarte con ella en diversas situaciones hace de esta lectura toda una experiencia.

(Quizá suponga rizar demasiado el rizo, pero de algún modo, relaciono a Verónica/Parabellum con Clark/Superman. Es solo una impresión >///< También hay que tener en cuenta que recientemente he leído El mito de Superman, uno de los capítulos que conforman Apocalípticos e integrados, ensayo de Umberto Eco en el que reflexiona acerca del concepto de comunicación y las distintas formas de transmitir información, contar historias, construir historias, llegar al público... lectura para la universidad. Posiblemente haya tenido algo que ver >.<).

Por supuesto, durante el desarrollo de la historia nos encontramos con un grandioso elenco de personajes, pero tendréis que descubrirlos vosotras y vosotros. Aseguro que os fascinarán ♪


"La valkiria se ganaba a pulso su mala fortuna. Solo requirió un preciso rodillazo en su entrepierna. La gente suele creer que un impacto ahí únicamente es efectivo en hombres y criaturas con aparato genital exterior, pero un rodillazo con fuerza en una zona que, dependiendo de tu estilo de vida, no está acostumbrada a recibir muchos golpes, es suficiente para al menos desestabilizar a cualquiera, por muy mitológico que sea."

Las carcajadas a mandíbula batiente están aseguradas. El autor consigue, con su fresca y cercana pluma, sumergir al lector dentro de una historia REPLETA (y lo pongo en mayúsculas porque hay muchos) de giros argumentales. Es como si estuvieras siguiendo una serie de detectives, solo que los criminales pueden tener cuatro patas, volar, aparecer y esfumarse a voluntad, pulverizarte los huesos como quien aplasta un pedazo de mantequilla o petrificarte con una sola mirada; presenta y describe una realidad alternativa en la que criaturas mitológicas conviven, coexisten con nosotros, algo que verdaderamente me ha encandilado.
Valor y fortaleza, superación, decisiones, principios, prioridades, amistad, deber; transmitir consignas de este calibre no es sencillo, y Sergio lo consigue con onírica maestría. 
Hablando en plata, he disfrutado como un auténtico chiquillo con cada página, tanto por lo inverosímil de alguna que otra situación como por Verónica, el lado Parabellum más concretamente: esa acidez, picardía mordaz, resuelta a la hora de hablar o actuar, su amplio conocimiento del panorama folclórico; toda una cazadora de mitos.


"- ¿Ves a lo que me refiero? Tengo medio cuerpo de caballo y la gente ya cree que conozco a todos los centauros de la zona. ¿Sabes que todo el mundo da por sentado que soy sagitario? ¡Soy virgo, por el amor de Shiva! ¡Eso es racismo!"

Con todo, creo que la fortaleza de la novela descansa sobre los hombros de su protagonista. Las dos caras de una misma moneda 
El final es lo que me ha desconcertado, aunque realmente no es algo negativo. Solo diré que rompe todos los esquemas que hayas conformado en torno a la protagonista y te hace querer más T-T 

Por abstraerme de la realidad cada vez que enterraba la nariz entre sus páginas y esos maravillosos giros argumentales que mantienen la tensión en cada momento, 4,75 sobre 5
Sergio S. Morán ha sido un magnífico descubrimiento: acción, fantasía y misterio urbano con sabor a deidad. Realmente divino. Y no puedo irme sin remarcar y felicitarle por la exhaustiva labor de documentación que ha tenido que realizar para plasmar, tanto los aspectos mitológicos como las situaciones detectivescas. ¡Incluso he descubierto nuevas criaturas! *-*

Ardo en deseos de saber qué puede pasar después. Ese final "autoconclusivo"... *se atusa la barba, denotando curiosidad e intriga*

Y después de externderme hasta límites insospechados, os deseo unas maravillosas y bien merecidas vacaciones de Semana Santa. Descansar nos va a venir muy bien, ¡así volvemos con más energía! ¿Algún plan para estos días? ♪

¡Nos leemos, pequeñ@s caminantes de otoño!




Nota mental: llevar agua de Lete siempre en el bolsillo.
Nota mental 2: lavarse bien las manos después de utilizarla. Por si a caso...



2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Tengo muchas ganas de leer este libro, y tu reseña solo ha hecho que aumenten, espero poder hacerme pronto con el y que me guste tanto como a ti, aunque no lo dudo.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Kenta!

    Ya me dijiste que este libro tenía que leerlo si o si, así que aquí me tienes, necesito leer a conciencia todo porque ya lo tengo en el kindle y sé por tu reseña que me van a dar más ganas de leerlo. Pues sabes que yo pensaba que eso del dios era solo por título, osea el dios de la carretera, el dios de los asesinos, no sé, pero no me esperaba de que fuera un dios griego de verdad, de la mitología, esto me gusta cada vez más.
    Me encantan este tipo de personajes, únicos e inigualables, estoy harta de los estéreotipos de las novelas juveniles, son todos casi igual, y ya sé que sonará algo mal pero es que si es chica me gusta y me atrae todavía más.
    Sabes que ahora necesito un libro que me haga reír y disfrutar de lo lindo y si encima me llevo carcajadas a diestro y siniestro mejor que mejor, este mes estoy hasta arriba de lecturas, pero me estoy oliendo que el mes que viene este libro cae.
    Una de las cosas que más me gustan y me mantienen en vilo son los giros argumentales, que maravilla poder ver que este los tiene y mucho.
    Me has ganado por completo con la reseña, sobre todo quiero ver que pasa y conocer a esta protagonista que te ha ganado.

    Muchos besos!

    ResponderEliminar

Si te apetece, puedes dejar un comentario. Es todo un placer leer y responderlos :D
Puede que en ocasiones tarde un poco, pero siempre respondo e intento devolverlos ^^

Muchísimas gracias por pasarte y compartir tu opinión, ¡siempre es bienvenida! :3