lunes, 21 de marzo de 2016

Sentido del sinsentido.

¿Has sentido alguna vez que no perteneces a ninguna parte?
No sé cómo explicarme.

Esa sensación de desorientación que te arrebata las ganas de hacer nada. Que hace que... pierdas la ilusión por cosas que antes te llenaban de alegría. Como si algo hubiese invadido la parte de tu corazón encargada de impulsarte, motivarte.
Sigo sin expresarme como quiero.

Llevo tiempo con algo dando vueltas en el interior de la cabeza. Algo que me quita el sueño. Algo que me distrae de todo lo que ocurre al rededor. Estoy harto.

Y lo "peor", por así decirlo, es que no tengo ni la más remota idea de lo que puede ser.

Pero lo que me fastidia sobremanera es que por culpa de ese "algo" que enturbia mis pensamientos, no hago todo lo que quiero. Esto sí se explicarlo. Te pongo un ejemplo:


Imagínate que estás en tu habitación, tumbado ot tumbada en la cama, sentado o sentada en una silla... donde quieras. Te dispness a leer. Pero no lees.
Imagínate frente a tu consola, dispuesta o dispuesto a empezar un videojuego al que tienes muchas ganas. Pero ni siquiera enciendes el aparato.
Imagínate, bolígrafo y papel en mano. Tienes muchísimas ideas que plasmar. Pero en el momento de escribir no... nada sale.
En lugar de leer, en lugar de jugar. En lugar de escribir, de estudiar, de hacer lo que quiera que vayas a hacer, te quedas mirando fijamente a la nada. Vacío. Como si en la pared hubiese algo que requiriese toda tu atención. Como si ,desde la ventana, el asfalto ejerciese algún tipo de encanto sobre tus ojos y no pudieses apartar la mirada.
Pasan los segundos. Los minutos. Las horas. Y para cuando quieres volver al mundo desde aquel lugar tan lejano al que inconscientemente viajaste, han pasado dos, tres vidas.
¿Qué has hecho? Nada.
¿Qué he hecho? ¿Qué estoy haciendo? Nada. Dejar que pase el tiempo, sin poder dar marcha atrás, sin poder recuperarlo. Sin poder aprovecharlo.

Tardo mucho en leer los libros que empiezo. ¿Por qué? Hay veces que me quedo mirando al techo y cuando vuelvo en mí, tengo que dejar el libro porque he de hacer otras cosas.

He perdido. La ilusión. La pasión. La curiosidad. Las ganas de hacer, de ir y venir, de descubrir. A veces, incluso... tsk.

Sé perfectamente que el que algo quiere, algo le cuesta. Sé que si crees en algo, lo defiendes, te esfuerzas para conseguirlo.

¿Es eso? ¿Tengo que creer?

Realmente... no sé en qué creer. No sé lo que pensar. No sé que hacer.

Si has llegado hasta aquí, quiero pedirte disculpas por esta entrada.

Intentaré escribir poco a poco cosas algo más alegres, como la reseña de The Raven Boys que tengo pendiente.

Necesitaba soltarlo. No de esta manera. No he dicho todo lo que me gustaría ni como me gustaría.
De nuevo, lo siento.

Nos leemos, pequeñ@s caminantes de otoño. La próxima vez, recuperado.

5 comentarios:

  1. A veces la nada nos consume a todos.
    Ahí estoy yo muchas veces, dejando pasar las manillas del reloj. Quizá deberías buscarme cuando estés por allí para que nos vayamos juntos. Seguro que encontramos algo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La nada es un bicho malvado y aprovechado al que le das la mano y te pinza brazo, tórax, cabeza y no te deja sueltas ni las gafas...

      La próxima vez que haga un viajecito de estos de no retorno, te cogeré de la mano y encontraremos la forma de volver :3

      Eliminar
  2. Ains bichín!
    Ya sabes que yo te animaré y te buscaré donde haga falta. Para eso estoy :3
    Además, no está siendo una buena época, el comienzo de la uni y demás cosas se han ido juntando y tarde o temprano todo tenía que reventar (es como meterle muchas zanahorias a un hamster, al final no le entran y las escupe todas jajajaja).
    Tú cuando estés así dímelo, no te lo calles, porque así sabré cuando y como animarte <3
    mi dotachin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces me alejo tanto que no encuentro el camino de vuelta. Pero, de repente, veo la luz que me indica el camino de regreso y sé que esa luz eres tú.
      La universidad... voy a cargarme al lumbrera que tuvo la brillante idea de construir la institución...

      ¿Por dónde dices que le metes las zanahorias...? *cara de ciscunstancias*

      En ese caso... vas a hartarte de mí >.<

      Dotachin con complejo de nota musical.

      Eliminar
  3. Lee el poema de José de hierro, titulado Vida.

    ResponderEliminar

Si te apetece, puedes dejar un comentario. Es todo un placer leer y responderlos :D
Puede que en ocasiones tarde un poco, pero siempre respondo e intento devolverlos ^^

Muchísimas gracias por pasarte y compartir tu opinión, ¡siempre es bienvenida! :3